El encuentro con la Palabra de Dios se inició a pocas semanas de cumplir los siete años. Para entonces Margarita era ajena al ritual de escuchar el Evangelio y cantar el himno nacional: venía de un preescolar laico de aula

Leer más