Caracas oscura
Me muestras mi propia tiniebla.
Cuánto amor me falta que no puedo alumbrarte.
Cuánto valor me falta que no soy capaz de elegirte.
De elegirme.
De elegirnos.
Me regodeo en la culpa
la queja
la crítica
por no poder encenderme por dentro
para iluminar tus calles
tus rostros
para ser luz en medio de la miseria
para salvarte del abismo que eres.
Primero he de ver adentro
cavar profundo
enterrar mis muertos
saltar a mi propio vacío
sentirme para poder mirarte a los ojos
para poder reencontrarte
para ser capaz de amar tu belleza brusca y salvaje.
Para aceptarte sin querer cambiarte.
Dame tiempo.